Los blocks de concreto, también llamados bloques de hormigón, son un material de mampostería muy versátil, por lo que se emplean en una amplia variedad de aplicaciones, especialmente la construcción de muros y paredes.


Debido a que son un material de construcción de bajo costo, son fabricados en muchas formas y tamaños, colores e inclusive patrones diferentes, siendo los más usados para la construcción de los edificios los que cuentan con las siguientes medidas estandarizadas: 10x20x40 cm, 15x20x40 cm y 20x20x40 cm.


En términos generales, se fabrican tres líneas diferentes de blocks: sólido, hueco y encastrables, aunque también se clasifican en categorías por su densidad o peso unitario. La densidad se determina por la cantidad y tipo de agregados incorporados a la mezcla de hormigón para producir bloques de peso ligero, medio y normal.


Sobre las ventajas que ofrecen los blocks para los proyectos de construcción podemos mencionar las siguientes:


- Son más duraderos que los ladrillos, pues resisten mejor las condiciones climáticas incluso las más severas.

- Los bloques son herméticos y están libres de grietas.

- Se reducen los tiempos de construcción por lo que hay una menor demanda de mano de obra.

- Se requiere una menor cantidad de concreto para pegar los bloques lo que disminuye los costos.

- Permite la aplicación de diferentes acabados.


Acude con nuestros asesores para solicitar mayores informes sobre los materiales para construcción más eficaces en el mercado.